MIND CLINIC

¿Qué son los trastornos psicológicos?

Los trastornos psicológicos, como por ejemplo los trastornos emocionales (i.e., trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, depresión), los trastornos de la conducta alimentaria y otros, resultan de la interacción de factores cognitivos (e.g., procesos de pensamiento), conductuales (e.g., conductas de afrontamiento) y emocionales (e.g., estrategias ineficaces de regulación emocional)

 que llevan a las personas a alejarse de sus objetivos y motivaciones, o a no ajustarse a las demandas de su día a día (e.g., laborales, familiares, sociales…), y que puede acabar generando un intenso malestar psicológico, físico y/o emocional.

Cuando la intensidad, frecuencia y duración del malestar o síntomas interfiere en nuestra vida cotidiana, entonces debemos consultar a un especialista, ya que esos síntomas y malestar disminuyen tras la aplicación de una intervención adecuada.

Hoy en día la Ciencia ha avanzado en la comprensión de dichos problemas y disponemos de tratamientos e intervenciones que han mostrado ser eficaces. En general se denominan tratamientos basados en la evidencia científica (ver en inglés). Si quieres más información, puedes leer este post

¿Qué es la terapia cognitivo-condutual?

Dentro de las tratamientos basados en la evidencia, la terapia cognitiva-conductual ha demostrado ser útil para la mayoría de los trastornos psicológicos más frecuentes, entre otros:

Trastornos de ansiedad

Trastornos del estado de ánimo

Trastornos adaptativos

Trastornos de la conducta alimentaria

Disfunciones sexuales

Trastornos de la personalidad

Trastornos por consumo de sustancias

Puedes saber más acerca de esto en la página oficial del National Institute for Health and Care Exellence (en inglés) o en español 

Este enfoque se centra en:

1 Dar información sobre las diferentes situaciones estresantes por las que atravesamos, sobre cómo nos influyen, y sobre cómo distintas formas de reaccionar emocionalemente, de pensar y actuar pueden generar círculos viciosos que aumenten nuestro malestar e interfieren en nuestro día a día.

2  Una vez las personas conocemos cómo funcionamos y qué puede estar afectando nuestro funcionamiento normal, uno de los objetivos fundamentales es dotar de habilidades (conductuales, cognitivas, y emocionales) a las personas para manejar mejor los problemas en los que se encuentran.

3 Una vez disponemos de mejores habilidades para manejar nuestros problemas, estas herramientas se pueden mantener en el tiempo como cualquier aprendizaje y evitar que en el futuro volvamos a sufrir un problema psicológico.

¿Qué procedimiento de intervención seguimos?

En Mind seguimos rigurosamente el código deontológico que dicta nuestro organismo regulador el Colegío Oficial de Psicólogos 

Para realizar la intervención, en MindGroup utilizamos una metodología de trabajo que se desarrolla a lo largo de 4 fases:

Evaluación

Cuyo objetivo es obtener información acerca de la demanda que presenta la persona y conocer en profundidad el problema.

Se exploran qué variables (cognitivas, conductuales, emocionales) pudieron originar el problema inicialmente y cuáles están manteniéndolo en la actualidad. Esta información se recoge a través de entrevista clínica y mediante el uso de instrumentos de evaluación de carácter científico.

Devolución de información, diagnóstico y modelo explicativo:

El objetivo aquí es que la persona entienda qué es lo que le ocurre y por qué le ocurre. Para ello, el terapeuta presentará los resultados obtenidos en la evaluación, además de exponer un modelo explicativo sobre su problema donde quedan reflejadas las variables que están implicadas en el mismo.

Objetivos y Programación de la intervención:

Tras comprender los resultados y el modelo explicativo, se consensuan los objetivos que se van a establecer en la intervención y se propone un plan de tratamiento para alcanzarlos.

Este plan de tratamiento es personalizado y muestra tanto las técnicas psicológicas que se van a utilizar como la duración que se estima para su aprendizaje o adquisición.

Se decide aquí qué técnicas se van a utilizar de entre aquéllas que hayan mostrado mayores evidencias científicas de ser efectivas.

En este punto, el terapeuta entrega a la persona un documento escrito de “Devolución de información” que contiene toda la información relevante respecto a la evaluación, modelo explicativo, objetivos y plan de tratamiento.

Tratamiento

Se ponen en marcha las técnicas y estrategias elegidas en la fase anterior siguiendo el plan de tratamiento. Aquí, la persona trabaja activamente en su problema, no sólo durante las sesiones clínicas, sino también llevando lo aprendido a su día a día, siempre con la guía y ayuda del terapeuta, mediante tareas para casa.

Una vez que la persona se acerca con éxito a sus objetivos se procede a realizar la evaluación post-tratamiento. Utilizando instrumentos similares a los ya usados en la evaluación inicial, se analiza la efectividad de la intervención y la consecución de los objetivos iniciales.

En este punto, cada persona recibe un documento de “Evaluación pre-postratamiento” que contiene toda la información relevante respecto a los resultados de la intervención.A partir de aquí, comienza un proceso de seguimiento. Uno de los objetivos en este punto es reducir la posibilidad de recaídas. Las sesiones se distancian en el tiempo y son dedicadas a revisar los logros alcanzados, a consolidar los cambios para que se mantengan en el tiempo y a prevenir posibles recaídas.

Tratamiento grupal de tipo transdiagnóstico

Ofrecemos tratamientos grupales de tipo transdiagnóstico para trastornos emocionales

¿Qué significa transdiagnóstico? La investigación, así como la experiencia clínica, apoyan la ide de que los trastornos emocionales se parecen entre sí en la presencia de estrategias de regulación emocional, estrategias de afrontamiento, formas de pensar disfuncionales, entre otros procesos psicológicos.

¿Qué es la terapia transdiagnóstica? Esta terapia se centra en dotar de habilidades independientemente del problema emocional específico, con el fin de modificar tales procesos desde el enfoque cognitivo-conductual.

¿Cómo se hace? La evidencia hasta hoy refleja que puede tratarse de forma grupal reduciendo el coste de la intervención con los mismo efectos que de modo individual.